La actuación pretende reducir el consumo de energía y agua que se viene produciendo en las instalaciones desde hace años.

Para ello, se procederá al desmontaje del actual equipamiento de filtración y dosificación de reactivos para, posteriormente, sustituirlos por nuevos equipos de filtración y bombeo más eficientes.

Junto a esto, se va a sustituir el sistema de tuberías, que ha quedado obsoleto, y toda la instalación eléctrica que da soporte a estos servicios.

Todo ello permitirá reducir el consumo eléctrico y un mejor aprovechamiento del agua de las piscinas.