La red de ciudades por la bicicleta se ha elaborado un decálogo para facilitar el uso de la bicicleta en los núcleos urbanos, tras seguir con atención las iniciativas llevadas a cabo por diferentes ciudades y territorios del mundo desde el inicio de la pandemia del coronavirus y los diferentes planes de desescalada.

  • Impulsar la ampliación táctica de forma urgente y de bajo coste de las redes ciclistas urbanas y de conexión con los municipios vecinos, con el objetivo de crear espacios seguros de circulación y facilitar el distanciamiento físico, sin afectar al espacio peatonal, con ayudas específicas por parte de las administraciones supramunicipales.
  • Reabrir los servicios de bicicleta pública, ajustando la oferta a la demanda prevista, reforzando las medidas de limpieza y desinfección de las bicicletas e instalaciones y promoviendo el uso obligatorio de guantes y una adecuada higiene de manos entre las personas usuarias.
  • Establecer medidas de coordinación semafórica para evitar la acumulación de bicicletas y peatones esperando en los cruces.
  • Conseguir ciudades 30 y reducir los límites de velocidad de circulación de la red interurbana para evitar las conductas temerarias del tráfico motorizado y favorecer la movilidad activa.
  • Facilitar espacios de aparcamiento seguro para bicicletas en locales municipales y otros espacios de fácil acceso (aparcamientos municipales, equipamientos…), así como generar aparcamientos de bicicleta con estructuras de fácil instalación en los centros sanitarios, estaciones de ferrocarril y otros espacios de concentración de movilidad, sin afectar al espacio peatonal.
  • Impulsar los servicios de ciclologística para los pedidos a domicilio, la compra de proximidad y los servicios municipales.
  • Solicitar al gobierno estatal y a las comunidades autónomas la puesta en marcha de un plan urgente de ayuda para la compra de bicicletas eléctricas y mecánicas (por ejemplo, 100 € de ayuda para adquirir una bici mecánica, 250 € para una bici eléctrica o electrificar una bici mecánica y 500 € para una bicicleta de carga).
  • Instar a la Dirección General de Tráfico a que agilice la actualización de la normativa referente a la bicicleta y se adapte con rapidez a los nuevos tiempos y cambios sociales previstos, para facilitar una movilidad en bicicleta segura y poder impulsar el uso de la bicicleta como medio prioritario, tal y como está proponiendo el Gobierno.
  • Solicitar que en los proyectos de impulso de la economía que se promuevan en los próximos meses se contemplen específicamente los proyectos que favorezcan a la industria, a la comercialización y al uso de la bicicleta.
  • Solicitar que las comunidades autónomas y demás entes supramunicipales elaboren planes de forma urgente para el impulso del uso de la bicicleta y contemplen medidas específicas de promoción y financiación.
  • Teniendo en cuenta que se prevé un mayor uso de la bicicleta en un futuro inmediato, instar a los gobiernos autonómicos y locales a que impulsen de una forma decidida la educación y formación vial en el uso de la bicicleta en escuelas, institutos y para la población en general.
  • Para llevar a cabo todas estas acciones solicitar al Gobierno estatal el nombramiento de una figura responsable de coordinara nivel interadministrativo todas las políticas que hay que llevar a cabo de forma activa durante los próximos meses, y a todos los agentes implicados.