A pesar de que la contaminación del aire en España mejoró en 2018, según datos ofrecidos por el Informe Estatal de Calidad del Aire, redactado por Ecologistas en Acción, el 97% de la población española, unos 45 millones de personas, aún respira más aire contaminado del que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Este informe, con datos recogidos en 800 estaciones de medición en toda España indica que, aunque las partículas, el nivel de dióxido de nitrógeno y dióxido de azufre cayeron en 2018, propiciado por las precipitaciones tan elevadas de 2018 y la inestabilidad atmosférica, el nivel de ozono se mantiene o aumenta, postulándose así, como el contaminante más extendido.

El estudio utiliza los valores máximos de contaminación que recomienda la OMS y el objetivo a largo plazo para proteger la vegetación de la Unión Europea, con unos resultados de 45,2 millones de personas afectadas por el aire contaminado, así como 465.000 kilómetros cuadrados, lo que supone el 92% del territorio.